Categories

Most Popular

¿Estrés por la planificación de tu boda? Consejos expertos

¿Estrés por la planificación de tu boda? Consejos expertos

La planificación del gran día también puede ser divertida

Existe una palabra para esa sensación que se tiene al planear una boda: «nerviosa/o». Es una combinación de nerviosismo y emoción, y es un sentimiento que surge de forma natural cuando te embarcas en algo nuevo y desconocido, y miras al futuro. Sin embargo, hay una diferencia entre sentirse así y totalmente estresado.

Hemos recurrido a ESTER SIN H, wedding planner Madrid, como profesional aconseja que cuando esos sentimientos de estrés y ansiedad empiezan a perturbar tu vida cotidiana, es cuando sabes que ha pasado de ser algo saludable a algo perjudicial.

Los signos reveladores de que has llegado a este punto incluyen dormir mal, pelear con tu pareja, tener la mente corta, beber o comer más, erupciones en la piel y sentirse paralizado para tomar cualquier decisión y justamente esto es lo que no quieres cuando estás a punto de celebrar una boda.

La planificación de una boda puede ser inherentemente desafiante y estresante, lo que puede afectar a la relación con la pareja, la familia y los amigos. Pero, al fin y al cabo, se supone que es un momento feliz y divertido para celebrar el amor que los futuros novios comparten.


Prioriza lo que es importante para ti

Es una buena estrategia a la hora de establecer prioridades escribir las cosas que son más importantes para los novios en el proceso de la boda: las flores, la comida, el vestido de novia, el fotógrafo, el lugar de celebración, etc.

También aconsejamos a las parejas que se den entre 9 meses y un año para planificar su boda y que empiecen por los «elementos más importantes», como el lugar de celebración, el fotógrafo, las flores y el menú. «Todo lo demás se adaptará» después de haber reservado y fijado una cantidad de dinero para esos elementos costosos.

No intentes hacer lo imposible; céntrate en las cosas que son realmente importantes para ti y para tu pareja, las imprescindibles.

Es importante gastar el dinero en cosas que te aporten alegría y no en cosas que crees que «deberías» tener. Por ejemplo, una tarta de manzana en lugar de tarta de bodas porque es el postre que te gusta.

Una boda o una ceremonia de compromiso puede tener todo tipo de aspecto y por ellos es importante darse espacio para hacerla tuya en la medida de lo posible.


No busques la perfección y ten un plan B

Dicen que nadie es perfecto, y lo mismo ocurre con las bodas. Según expertos coinciden en que la perfección es imposible de alcanzar. «Lo suficientemente bueno es lo suficientemente bueno» «Además, recuerda que los invitados no prestan tanta atención a los detalles como tú».

Así que, cuando planifiques tu boda, intenta recordar que no debes «preocuparte por las cosas pequeñas». Una estrategia para ello, es tener siempre un plan B para estar tranquila si las cosas no salen como se espera, o cuando no salen como se espera.


Simplifica tu menú

Recomendamos tener una opción de carne, pescado y vegana para cubrir las bases, pero fuera de eso dice que hay que centrarse en lo que te gusta y en lo que está dentro de tu presupuesto. Para minimizar el estrés, algunas parejas sirven un plato con varias opciones de proteínas a la vez, de forma que los invitados puedan comer lo que quieran. Esos platos también pueden incluir verduras, mientras que los carbohidratos se han reducido al mínimo.


Maneja a la familia con calma

Una de las mayores fuentes de estrés durante el proceso de planificación de la boda suele ser la dinámica entre la pareja y los miembros de la familia. Y, cuando es la familia la que paga la boda, la situación se complica aún más.

Las aportaciones y consejos no deseados de los suegros y otros seres queridos pueden convertirse en una carga emocional para todos los implicados por diversas razones.

Por supuesto, esto es más fácil de decir que de hacer cuando se trata de miembros de la familia insistentes que tienen buenas intenciones. Y, al ver que entran en juego dinámicas familiares de este tipo, puede estresar a la pareja, ya que cada persona tiene una relación única con sus padres.

Maneja a la familia con calma


Comunicación

La falta de comunicación puede provocar catástrofes, por lo que aconsejamos ser claros desde el principio sobre las expectativas, el presupuesto y el estilo es muy importante en la planificación de una boda. Esto incluye a todos, desde los miembros de la familia hasta tu wedding planner y tu pareja.

«La comunicación abierta y honesta es muy importante, ya sea para planificar una boda o cualquier otro aspecto de una relación de pareja para toda la vida. Si lo piensas bien, los retos a los que se enfrentan como equipo durante la planificación de su boda/ceremonia son una bonita oportunidad de crecimiento y una buena práctica para lo que está por venir en su relación de pareja de toda la vida»


Apóyate en una wedding planner

Como wedding planner te recomiendo que te apoyes en estos profesionales para dejar parte del estrés sus manos.

«Un wedding planner es una persona que te ayuda a encontrar ideas y juntarlas para crear esa mezcla. Un wedding planner tomará tu ideas que tienes y lo hará realidad, lo hará elegante, glamuroso o como quieras”

Un wedding planner es también alguien con quien se puede hablar sin parar de tu boda. Mientras que los amigos y la familia pueden aburrirse al cabo de un rato, un profesional siempre está ahí para prestar atención; al fin y al cabo, es su trabajo.


Tómate un descanso

Aconsejamos que si la planificación de tu boda se vuelve abrumadora que ya no es divertida o empieza a causar problemas entre tú, tu familia o pareja, tómate un descanso.

«No hables de ello. No pienses en ello. Y luego, poco a poco, vuelves a entrar en ella, recuerda que el estrés te consumirá», Para ello, recomendamos masajes, paseos de 30 minutos por la naturaleza y la meditación guiada como métodos que te ayudarán a «relajarte, refrescarte y reiniciarte.»


Recuerda por qué te vas a casar

Al fin y al cabo, la boda es un día; un matrimonio está destinado a ser para siempre. Así que recuerda no descuidar tu relación durante el proceso de planificación.

No quieres que la boda se apodere por completo de tu vida. Sigue haciendo las cosas que te ayudaron a enamorarte en primer lugar.

En última instancia, una boda es una celebración de tu amor y tu unión. Intenta tener eso en mente si empiezas a sentirte estresada o abrumada durante el proceso de planificación. Y, sobre todo, ¡diviértete! Una boda es un momento feliz para soltarte, bailar y celebrar tu amor con todas las personas que te importan.

5/5 - (21 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    diecinueve − 12 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies