Categories

Most Popular

¿Empleado por cuenta ajena o por cuenta propia? Ventajas y desventajas

¿Empleado por cuenta ajena o por cuenta propia? Ventajas y desventajas
- ⌛ Necesitas 3 minutos de lectura -

Entre trabajar por cuenta ajena o por cuenta propia hay varias ventajas y desventajas

Tanto si decides optar por un contrato por cuenta ajena o prefieres decidirte por darte de alta de autónomo, tienen varias ventajas y desventajas que no siempre son sólo objetivas, sino que suelen depender de tu forma de afrontar la vida y el trabajo.

En pocas palabras, hay personas que se inclinan  por el trabajo por cuenta ajena y otras que se inclinan por el trabajo por cuenta propia y, a menudo, por comparación, son posturas irreconciliables, en el sentido de muy pocas personas renunciaría a la seguridad, a la libertad o a cualquier otro aspecto que caracteriza a cada uno de los dos tipos de trabajo.

Desde JEYPA, empresa líder de gestoría en Getafe nos ofrecen las ventajas y desventajas de elegir si trabajar por cuenta ajena o por cuenta propia.


¿Empleado o autónomo? Ventajas y desventajas

Salario, protecciones, horarios, impuestos y cotizaciones a la seguridad social: entre el trabajo por cuenta ajena y el trabajo por cuenta propia, ¿Cuál debes elegir, valorando las ventajas y desventajas de cada uno de estos conceptos?


Empleado por cuenta ajena o autónomo: el salario

El salario es la primera gran diferencia entre un empleado y un trabajador que se ha dado de alta como autónomo. Salvo situaciones particulares, como una crisis empresarial, un empleado por cuenta ajena tiene la garantía de un salario mensual, cierta estabilidad laboral y una cantidad determinada de pago.

En cambio, una persona autónoma no tiene la certeza de cuánto va a cobrar: por supuesto que tiene una idea y que tiene en mente su facturación, pero luego se trata de inventar el trabajo día a día, realizarlo para conseguir cobrar a final de cada mes. Y a menudo, para los autónomos, los plazos de pago son cualquier cosa menos seguros.


 Empleado por cuenta ajena o autónomo: impuestos y cotizaciones


Empleado por cuenta ajena o autónomo: impuestos y cotizaciones

Los impuestos y las cotizaciones de un empleado por cuenta ajena básicamente son en gran medida invisibles para ellos, por supuesto que se reflejan en la nómina cada mes, pero es la empresa la que se encarga de pagarle al Gobierno y al Instituto de la Seguridad Social, que puede proporcionar al empleado una pensión al final de su vida laboral.

Sin embargo, las personas autónomas se enfrentan a cuotas mensuales para pagar los impuestos (y entre los estatales y los locales, son realmente muchos), así como para pagar las cotizaciones a la seguridad social. La facturación es siempre bruta y entre cada anticipos, plazos, retenciones y deducciones nunca se sabe realmente cuánto quedará en la cuenta.

Otro aspecto que afecta a los empleados por cuenta ajena, pero no a los autónomos, es la indemnización por despido: la empresa reserva una pequeña parte del salario cada mes que luego se pagará al empleado al finalizar su relación laboral. Para un autónomo prácticamente no hay indemnización por despido, salvo su capacidad de ahorro.


Empleado por cuenta ajena o autónomo: tiempo y lugar de trabajo

El tiempo y el lugar de trabajo es probablemente la diferencia más comúnmente percibida entre las dos categorías: un empleado por cuenta ajena tiene un horario fijo y, normalmente, un lugar de trabajo fijo. Sobre todo, si tiene que utilizar el programa de fichaje a los que debe acceder a la hora pautada en el contrato sobre su presencia en el trabajo.

Un autónomo no tiene un horario fijo, lo que rara vez significa tener un poco de facilidad, a menudo se trabaja a primera hora de la mañana o a última de la tarde, sobre todo en el caso de plazos ajustados o importantes, los fines de semana y días festivos.

Además, tienes libertad de tener más tiempo en función de tus necesidades como pedir permiso en caso de citas con el médico, compromisos familiares o un fin de semana largo, por ejemplo.

Sin embargo, según varias encuestas la mayoría de los empleados por cuenta ajena trabajan más de 40 horas a la semana, debido a las horas extraordinarias, mientras que los datos de la encuesta de ingresos de autónomos dicen que los autónomos trabajan casi 50 horas a la semana, con un 10% que alcanza picos de 60 horas.

En el lugar de trabajo, sin embargo, las diferencias se están reduciendo, ya que las empresas utilizan cada vez más el teletrabajo y los autónomos el coworking.


Empleado o autónomo: en grupo o solo

Otra diferencia, más psicológica que realmente práctica, es la que existe entre estar en un grupo (una oficina, un equipo, típico del trabajo por cuenta ajena) y estar solo, como bien sabe todo autónomo: que es una maravillosa sensación de libertad, pero también una considerable fuente de estrés.


Empleado por cuenta ajena o autónomo: vacaciones

Cuando se trata de las vacaciones, la diferencia entre empleados por cuenta ajena y autónomos alcanzan su punto álgido: para un empleado por cuenta ajena, las vacaciones están garantizadas en el contrato de trabajo, incluyen una cantidad determinada de días.

Para un autónomo, las vacaciones son algo mucho más imprecisas: por supuesto que puede tenerlas cuando quieras, pero también es cierto que las llamadas telefónicas, los correos electrónicos y los mensajes nunca se interrumpen y la tentación de responder están siempre al acecho.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    1 × 2 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies