Categories

Most Popular

¿En qué consiste la poda de árboles y cómo realizarla?

¿En qué consiste la poda de árboles y cómo realizarla?
- ⌛ Necesitas 6 minutos de lectura -

Las técnicas de poda más adecuadas según la especie y la temporada

La poda de árboles es una técnica de cuidado y mantenimiento de las plantas que modifica el aspecto de los arbustos y afecta a su crecimiento.

Le mostramos en qué consiste y cómo hacerlo.


Poda: ¿Qué significa?

La poda se define como un conjunto de medidas de cultivo que se llevan a cabo en árboles y plantas. La poda se realiza generalmente en vides, olivos, árboles frutales, setos y rosales y es una operación típica de jardinería.

Según especialistas en la poda de árboles en las Matas, siempre es conveniente no improvisar, existen normas y técnicas específicas que deben seguirse para evitar daños a veces irreparables.


¿Para qué sirve la poda?

Hay varias razones para realizarla:

  • Sirve para mejorar el crecimiento de la planta, favoreciendo la producción de frutos y flores. Esto siempre dejará espacio para nuevos brotes.
  • Previene las enfermedades y protege así la salud de la planta.
  • Asegura el entorno cercano evitando la caída accidental de ramas secas. Además, este cuidado es necesario en el caso de los árboles que lindan con terrenos pertenecientes a otras propiedades.
  • Mejora la estética de la planta y, en consecuencia, la imagen de avenidas y jardines. Basta pensar en el gran éxito de la topiaria, que se ha convertido en una verdadera profesión.
  • Mejora la fructificación y la floración dirigiendo las energías de la planta hacia su desarrollo en lugar de la brotación de nuevas ramas y hojas.

¿Para qué sirve la poda?


Sobre qué plantas se realiza la poda

Hay que podar todas las plantas, tanto los árboles grandes como los arbustos y árboles de jardín más pequeños, pero también hay que ralear las plantas pequeñas, los arbustos, las hortalizas y las hierbas.

Un capítulo aparte es el trabajo sobre los bonsáis, necesario para crear sus nudos y su estructura, que adquiere un carácter artístico.


Tipos de poda

Tipos de podaExpertos en la poda de árboles en Las Rozas nos explican que existen varios tipos de poda que pueden dividirse en dos grandes familias: la poda ordinaria y la extraordinaria.

En general, se definen como podas ordinarias todas aquellas operaciones que se repiten regularmente cada año, mientras que se definen como podas extraordinarias aquellas que se realizan por motivos puntuales. Veamos cada una de ellas.

Poda de cría

Se utiliza para definir la estructura de una planta joven, lo que afecta a su futuro crecimiento.

Se lleva a cabo hasta que la planta tiene unos 10 años. El objetivo es también aumentar la productividad, especialmente si se trata de un árbol frutal.

Poda de mantenimiento

Similar a la anterior, pero se realiza en plantas maduras. El objetivo es, por tanto, contener la forma dada manteniendo un aspecto atractivo. Se eliminan las ramas tanto en altura como en anchura y se acortan.

Poda de trasplante

Este tipo de poda se realiza al plantar. Es necesario para evitar que las raíces tengan dificultades para alimentar una corona ya bien desarrollada.

Poda de redondeo

El objetivo es eliminar las partes secas de la planta. Esto evita el riesgo de enfermedades y además es ornamental.

También puede realizarse en una planta ya enferma con fines curativos. Una rama seca podría desprenderse de repente y suponer un peligro para cualquiera.

Poda de producción

Según la época en que se realice, se denomina poda en verde (en verano) o poda en seco (en invierno). El objetivo es aligerar la planta, que mientras tanto habrá desarrollado un follaje espeso y exuberante.

De este modo, el gasto energético se redistribuirá. Esto mejorará la producción de la planta.

Tipos de poda


Poda: cómo realizarla

Una vez que hayas entendido los distintos tipos de poda, es el momento de pasar a la parte práctica, que es también la más compleja.

Según especialistas en poda de árboles en Pozuelo de Alarcón, la poda requiere experiencia y un buen conocimiento de la estructura de la planta, por lo que suele ser realizada por un jardinero experimentado.

También implica una cierta cantidad de energía física, por lo que los que ya no son jóvenes deben tener cuidado al improvisar.


Técnicas de poda

Hay cuatro técnicas principales que deben combinarse para conseguir resultados apreciables.

Adelgazamiento

Para ralentizar el follaje, se cortan completamente varias ramas en su unión con el tronco. Esta operación permite que pase más luz y aire por la parte interior de la planta, reduciendo así la humedad, y da al follaje una forma más completa y equilibrada.

También es una operación algo drástica que aumenta la productividad del árbol tanto en flores como en frutos, y puede realizarse una vez al año.

Poda de retorno

Para que la planta siga su desarrollo a través de una rama secundaria, se elimina la parte principal, es decir, el extremo de la rama principal poco después de que se una a la rama secundaria. Este último se convierte en el nuevo «vértice del desarrollo».

Se trata de un corte de contención de la copa especialmente indicado para las plantas más robustas, mediante la intervención en sus ramas más grandes.

Esto favorece la producción de yemas y, por tanto, un crecimiento más vigoroso en otras zonas distintas de aquella en la que se realizó la poda de retorno. Esto le da a la planta un desarrollo más equilibrado y estético.

Poda de espuelas

Después de la poda de retorno, esta es la operación más drástica. Se elimina completamente una parte del follaje para engrosar las otras partes y dar mayor vigor a los brotes presentes. Reequilibra una zona que, de otro modo, estaría sometida a raleo.

Muescas

Sólo se eliminan las partes finales de las ramas y se trata de una operación de raleo ligero que limita el crecimiento en una dirección del follaje. De hecho, la eliminación de la parte apical refuerza la parte circundante, contribuyendo al nacimiento de nuevas yemas laterales.

Es adecuado para reequilibrar el follaje de las plantas vigorosas, mientras que corre el riesgo de agotar la energía de las más débiles.

Técnicas de poda


Por dónde podar una rama

Lo primero que hay que saber es que cada rama debe cortarse con cuidado, teniendo en cuenta una serie de factores.

Si tienes que eliminar una rama por completo, debes tener en cuenta que hay un cuello, a través del cual la rama se une al resto del tallo.

Esta parte es importante para la supervivencia, ya que ayuda a proteger la planta de los ataques externos. Por consiguiente, el corte nunca debe afectar al cuello y siempre debe ser limpio.

El corte debe hacerse desde abajo hacia arriba, manteniendo una distancia de aproximadamente un tercio del diámetro de la rama desde el cuello. Así se evita que las fibras internas queden al descubierto, desprendiéndose literalmente de la corteza. El corte debe hacerse siempre a 45º y nunca en línea recta.

Inmediatamente después se realiza un segundo corte, de arriba abajo, a unos centímetros de distancia del primero. El último corte se realiza en la zona cercana al cuello y sirve para eliminar la rama definitivamente.

Si, por el contrario, hay que acortar una rama, se hace inmediatamente después de un brote, a una distancia de unos 6 mm.


Poda de árboles frutales

La poda de los árboles frutales se realiza principalmente para obtener una producción abundante y de buena calidad. Implica varias actividades, todas ellas encaminadas a reducir las puntas secas que empobrecen el árbol y reducen la fructificación:

  • Orientar los brotes para mejorar su exposición al sol (dando preferencia a los brotes horizontales sobre los verticales)
  • Eliminar las ramas secas
  • Acortar las ramas eliminando la parte apical seca.
  • Equilibra el peso de la fruta en el árbol.

La regla básica es que un árbol frutal debe seguir siendo pequeño y crecer horizontalmente, porque los árboles más grandes y altos son menos productivos. Por eso la dirección de la poda es siempre vertical.

Esto contrasta con el crecimiento natural del árbol, que es hacia arriba. La planta se desarrolla a nivel de la yema terminal, lo que lleva a un desarrollo vertical de la ramita. Cuando se elimina una parte de una rama, la yema que está justo debajo del corte se desarrollará más.

Reconocer las yemas de los árboles frutales es importante porque al podar hay que conservar las yemas florales que dan fruto.

Poda de árboles frutales


El periodo de poda

¿Cuándo se debe realizar la poda de árboles?¿Cuándo se debe realizar la poda de árboles? A menos que se trate de una poda en verde, la poda debe realizarse durante el periodo de inactividad.

Esto significa que tienes tiempo desde el otoño hasta la primavera siguiente. Muchos podan durante la luna menguante, ya que se dice que esto mejora la fructificación.

Por ejemplo, las glicinas y los manzanos pueden podarse en enero y los rosales en marzo.

Qué podar en invierno

Aunque el tiempo sea duro, puedes podar varias plantas, seleccionando las que ya han dado fruto, y al mismo tiempo hacer una buena provisión de leña.

En el caso de los frutales, la poda de la estación fría debe reservarse a las variedades que ya han dado fruto, como las frutas de pepita (manzana, pera), el kiwi y la vid, cuyos frutos están maduros en otoño. Entre los árboles altos, trabajar en el sauce.

Qué podar en primavera

Es el momento de realizar una poda importante, pero ¿en qué plantas?

La regla general es hacerlo antes de que salgan las hojas. En el caso de los arbustos de floración temprana, pode sólo cuando hayan terminado de florecer por primera vez para asegurar una floración más abundante al año siguiente.

Recuerda que una intervención a destiempo puede comprometer la floración o incluso dañar la planta.

Entre los árboles frutales, puede podar las frutas de hueso, como las ciruelas, los albaricoques, los melocotones y las cerezas. Así se evita la aparición de diversas enfermedades.

Las plantas de hoja caduca pueden podarse a partir de junio, cuando comienzan su fase de mayor crecimiento.

Qué podar en verano

En la época más calurosa del año, es mejor concentrarse sólo en las plantas que ya han crecido con fuerza y han terminado de florecer.

Tanto los arbustos como los árboles de hoja caduca pueden recortarse para aumentar su crecimiento y la densidad de su follaje.

Qué podar en otoño

La poda de otoño es muy recomendable por varias razones.

Durante esta estación, muchas plantas pierden sus hojas y entran en un periodo de inactividad, lo que facilita la poda, especialmente en el caso de los árboles altos.

Además, un árbol en reposo cicatriza más rápidamente las heridas de poda y se pueden realizar tratamientos fitosanitarios más agresivos.

Las especies más adecuadas para la poda de otoño son:

  • Caducifolio, cada dos o tres años y sólo después de la caída de las hojas.
  • Coníferas, para compactar el follaje y sólo si es necesario
  • Los arbustos de hoja perenne, ya sea en seto o en solitario, deben ser tratados con una poda de mantenimiento.

Periodo de poda

4.9/5 - (15 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    quince + uno =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies