Categories

Most Popular

El masaje de pies: Cómo se hace y sus beneficios

El masaje de pies: Cómo se hace y sus beneficios

El masaje de pies puede ser considerado como un medio para recuperar el bienestar en caso de pies hinchados y cansados, pero no sólo.

Dependiendo del tipo de masaje, es posible obtener otras ventajas, como el masaje deportivo, masajes relajantes o el masaje con fines terapéuticos. Sin embargo, en el campo de la medicina alternativa, mediante la práctica de la reflexología podal, el masaje de los pies se considera un medio de aliviar ciertas dolencias.


Tipos de masajes en los pies

Hay diferentes tipos de masajes en los pies que pueden practicarse; la ejecución de un determinado tipo en lugar de otro varía sustancialmente en función de la técnica adoptada y el objetivo que se establezca. Por lo tanto, podemos distinguir:

  • El masaje relajante de pies: es quizás el más conocido y conocido, también se puede practicar en casa y su objetivo es ejercer una acción relajante en esta zona expuesta a un estrés continuo y dar bienestar al individuo en su conjunto. A veces, también puede ser útil en casos de ligera hinchazón y sensación de cansancio.
  • El masaje terapéutico de pies: es un masaje realizado con fines terapéuticos en presencia de trastornos o patologías; las manipulaciones deben ser realizadas por figuras especializadas que hayan recibido la instrucción adecuada.
  • El masaje deportivo de pies: también en este caso se requiere que las manipulaciones sean realizadas por personal adecuadamente entrenado. Se lleva a cabo especialmente en el ámbito de los deportes de competición, donde los atletas que practican ciertos deportes pueden estar sometidos a un gran estrés en los pies, los tobillos y las piernas.
  • Reflexología plantar: en realidad no se trata de un verdadero masaje, sino de una práctica de la medicina alternativa de origen oriental, aunque ahora se utiliza mucho en el mundo occidental.


Beneficios

Por supuesto, los beneficios obtenidos varían dependiendo del tipo de masaje de pies que se practique. Sin embargo, es importante subrayar que, para que el masaje de pies produzca beneficios, es esencial que se haga de manera correcta y sin contraindicaciones.

Beneficios de los masajes relajantes de pies

Como su propio nombre indica, el principal beneficio de los masajes de pies relajantes es el efecto de relajación que se puede lograr tanto durante como al final de la sesión. Además, la manipulación de los pies podría ser una ayuda valiosa para reducir la hinchazón y la sensación de cansancio y pesadez que puede producirse al final del día, especialmente en aquellas personas que por diversas razones tienen que pasar mucho tiempo en posición vertical.

Masajes de pies y reflexología

Al entrar en el campo de la medicina alternativa y la reflexología plantar, por otro lado, el discurso cambia. Según esta práctica de la medicina no convencional, de hecho, las plantas de los pies representarían un «mapa del organismo» en el que en cada punto de las plantas de los pies o de las palmas de las manos correspondería un determinado órgano/aparato o una determinada función del cuerpo.

Por lo tanto, manipulando estos puntos, según la teoría en la que se basa la reflexología plantar, sería posible actuar sobre ciertos distritos o funciones del organismo, aliviando o previniendo trastornos de diversa índole. Entrando en más detalle, entre los muchos beneficios que se atribuyen a esta técnica en particular, encontramos:

  • Resolución de trastornos menores como el dolor de espalda, de cabeza, de oídos, etc;
  • Resolución de problemas intestinales;
  • Resolución de problemas que afectan a la vejiga;
  • Resolución de trastornos gastrointestinales como la indigestión;
  • Reducción de los estados dolorosos;
  • Reducción de la ansiedad y el estrés;
  • Mejora del insomnio;
  • Mejora del mal humor y la irritabilidad;
  • Mejora de los síntomas de la menopausia.

Masajes relajantes de pies

Los masajes de relajación en los pies son masajes que también se pueden realizar en el hogar y cuyo objetivo es, en términos generales, sólo dar bienestar a esta zona del cuerpo (sometida a bastantes tensiones a lo largo del día) y generar una sensación generalizada de relajación.

¿Cómo haces los masajes relajantes de pies?

En términos generales, se podría decir que no hay una verdadera secuencia predefinida de manipulaciones que se deban seguir para realizar un masaje de pies relajante, sin embargo, a continuación, propondremos una serie de movimientos que podrían ser una pista para un buen masaje de este tipo.

En primer lugar, puede ser útil calentar el ambiente en el que se realizará el masaje, para que el masaje pueda empezar a relajarse de inmediato. Es cierto que, al final de un día agotador, es posible masajear los pies de forma independiente, pero cuando la manipulación es hecha por otra persona, seguramente la relajación sólo puede aumentar.

Después, la persona masajeada debe sentarse en una posición acostada o sentada, siempre que sea cómoda; en esta fase también es útil conseguir toallas suaves para recostarse debajo de las rodillas de la persona masajeada, de manera que las piernas estén ligeramente dobladas y no estiradas.

Para facilitar el deslizamiento de las manos sobre los pies, por lo tanto las manipulaciones – puede ser útil utilizar cremas o aceites de masaje que, entre otras cosas, también podrían ser útiles para suavizar cualquier piel seca ejerciendo una acción emoliente y nutritiva. Sin embargo, antes de usar la crema o el aceite, es aconsejable calentarlos en las manos para que, una vez en contacto con los pies, su temperatura no sea excesivamente baja en comparación con la temperatura corporal.

Distribuya la crema o el aceite masajeando ambos pies al mismo tiempo, comenzando por los dedos del pie y continuando hacia los tobillos, hasta llegar a la pantorrilla. Después de esta fase preliminar, puede proceder a trabajar con un pie a la vez.

Cubre el pie no masajeado con una toalla caliente y procede a la manipulación del otro pie. El masaje puede iniciarse presionando los pulgares en la planta del pie, con firmeza pero sin excesos, dibujando pequeños círculos con las puntas de los dedos y empezando desde abajo y luego moviéndose hacia los dedos del pie.

La parte superior del pie puede ser masajeada haciendo movimientos de amasado con los pulgares; mientras que los dedos pueden ser masajeados ejerciendo presión y realizando manipulaciones redondas y de estiramiento (muy suavemente, por supuesto).

Desde la parte superior del pie se puede continuar el masaje hasta los tobillos y la parte inferior de la pantorrilla, también en este caso se pueden hacer movimientos circulares y de amasado.

Repite todo con el otro pie.


Masajes Asian Wellness

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies