Consejos para una vida sana (II)

Cómo llevar una vida más saludable

© JORGE LERMA / Redacción HEALTHYCLUB

¿Por dónde se puede empezar cuando deseamos mejorar la calidad de nuestra vida?

La alimentación, el descanso y el ejercicio son los tres aspectos fundamentales a controlar si se desea lograr un estilo de vida más saludable. Cambiar o modificar algunos de nuestros hábitos suele ser el primer paso para lograr este objetivo, aunque en muchas ocasiones no se sabe por dónde empezar. Al ser la alimentación un aspecto clave en el tipo de vida de los individuos, el momento de compra de la comida es fundamental a la hora de no adquirir ciertos alimentos no recomendados, de modo a no tenerlos en casa, y así no ingeridos. De cara a evitar llenar el carro en el supermercado con lo inadecuado es importante elaborar en casa una lista que incluya productos frescos, fruta, verduras, hortalizas, carne, pescado y que evite los alimentos procesados.

¿Cómo podemos comer mejor?

En muchas ocasiones, mejorar el modo de cocinar o incluso aprender a hacerlo, cuando no se controla este arte,  resulta muy importante para no caer en la tentación de comprar alimentos pre cocinados. Saber cómo preparar varios platos al vapor, o a la plancha resultará importante a la hora de hacer más sana nuestra dieta. Éste es también un buen modo de ingerir menos calorías.

A la hora de elegir qué se va a comer, la fibra suele ser olvidada. Es importante tener siempre presente que la fibra resulta de suma importancia para regular el tránsito intestinal, y que también ayuda a lograr una sensación de saciedad, la cual nos ayudará a no seguir comiendo de más e ingiriendo demasiadas calorías. También ayudará a que nuestro organismo funcione mejor.

 

consejos para una vida saludable

¿Cuáles son los principales hábitos que se deben cambiar?

Es importante a acostumbrarse a beber agua aún sin tener sed, y a reducir mucho los refrescos y el alcohol. De hecho, el consumo de estos últimos se debe reducir a cumpleaños y compromisos similares. También nos debemos acostumbrar a tomar diariamente frutas, verduras y hortalizas, ya que son los que aportan vitaminas, minerales y fibra al cuerpo, del mismo modo que se debe limitar el consumo de sal y azúcar. Para saber qué cantidades ingerimos cada día, resulta de vital importancia leer el etiquetado nutricional de los alimentos que consumimos, y controlar así las cantidades exactas de azúcar y sal que tomamos al día. Demasiado azúcar puede producir obesidad, y cantidades diarias demasiado altas de sal suele acarrear retención de líquidos etc.

¿Y respecto al deporte?

La práctica de ejercicio debe realizarse de modo continuado. Uno mismo puede motivarse eligiendo una actividad que le guste especialmente, y pueda practicarla varios días a la semana. Cuando realmente no se tiene tiempo para el deporte se debe eliminar el sedentarismo al máximo comenzando a no tomar un medio de transporte para andar distancias de 15 o 20 minutos, eliminar el ascensor y subir las escaleras andando, y tratar de no permanecer sentados en casa demasiado tiempo.

¿Cuál es el descanso mínimo  necesario para el cuerpo?

A pesar de que varíe de unas personas a otras, el mínimo de horas de sueño recomendadas son 8 por la noche. El cuerpo se regenera mientras descansa, por lo que es importante respetar el tiempo de descanso de cara a que el cuerpo aproveche bien el ejercicio realizado y se puedan obtener los efectos deseados.

Más información

Consejos para una vida sana (II)
5 (100%) 10 votos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: